Entradas populares

sábado, 11 de agosto de 2012

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCION DEL DELITO EN LA PROCURACION DE JUSTICIA Y LA SEGURIDAD PÚBLICA EN EL ESTADO DE VERACRUZ.



LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCION DEL DELITO EN LA PROCURACION DE JUSTICIA Y LA SEGURIDAD PÚBLICA EN EL ESTADO DE VERACRUZ.

1._INTRODUCCION. LA PREVENCIÓN DEL DELITO EN LAS NACIONES UNIDAS                                                                                                                                                                                        (Pág. 1)
2._POLÍTICA CRIMINOLÓGICA Y LAS DIRECTRICES PARA LA PREVENCIÓN DEL DELITO      (Pág.3)                                                                                             
3._ ESTRATEGIAS                                            (Pág.6)
4._ COOPERACIÓN INTERNACIONAL            (Pág.7)
5._DELINCUENCIA Y PREVENCION. ANTECEDENTES HISTORICOS.                           (Pág.9)
6._ LA PREVENCION DEL DELITO EN LA PROCURACION DE JUSTICIA EN VERACRUZ. (Pág.11)
7._ PROCURACION DE JUSTICIA Y PREVENCION DEL DELITO COMO FUNDAMENTO DE LA SEGURIDAD PÚBLICA EN VERACRUZ.             (Pag.12)
8._ IMPORTANCIA DE LA PARTICIPACION CIUDADANA                                                           (Pag14)                                                                      
9._ CONCLUSION                                           (Pág.16)



INTRODUCCION

  LA PREVENCIÓN DEL DELITO EN LAS NACIONES UNIDAS
 
De acuerdo a   Wael Hikal Asistente de Investigaciones, ONUDD la Criminología pretende estudiar las causas de la criminalidad, su prevención y tratamiento.
El problema más grave de la Criminología y de todos los países son las guerras y el narcotráfico, fenómenos cada vez más complejos cuya solución ha caído en lo represivo. Por su parte   Naciones Unidas tiene múltiples estudios referentes al terrorismo, al secuestro de personas y bienes, a las víctimas, entre otros temas de interés criminológico.
Cada determinado tiempo, las   Naciones Unidas lleva a cabo reuniones donde se analizan temas penitenciarios, de menores infractores, víctimas y criminalidad entre otros. Las opiniones que se derivan de esas reuniones, pretenden dar soluciones de carácter internacional, pues reúnen a los  expertos  en los diversos temas para que aporten su  opinión    de carácter aplicativo a las Naciones participantes (Estados miembros). De ello que se titulen Resoluciones con los acuerdos establecidos y que son de nivel constitucional de los Estados miembros.
Así, es preocupación de la ONU y de la Criminología el conocer las causas de la criminalidad, de la drogadicción, de los procesos que ocasionan pobreza, de la falta de educación, de desarrollo económico y social, concluyendo en la falta de evolución de las naciones y que generan grandes grupos vulnerables. La ONU lleva a cabo a través de sus Oficinas la labor etiológica de la antisocialidad y las formas de tratar y prevenir.
Naciones Unidas reconoce como factores criminógenos y preventivos a: la familia, la educación, la comunidad, los medios de comunicación, entre otros factores que inciden definitivamente en el desvío o la adaptación de los antisociales y criminales.
De acuerdo con las Directrices de Naciones Unidas, las estrategias, políticas, programas y medidas de prevención del delito deben tener una amplia base de conocimientos multidisciplinarios sobre los problemas de la delincuencia, sus múltiples causas y las prácticas que hayan resultado eficaces y prometedoras.

POLÍTICA CRIMINOLÓGICA Y LAS DIRECTRICES PARA LA PREVENCIÓN DEL DELITO

La expresión "prevención del delito" engloba las estrategias y medidas encaminadas a reducir el riesgo de que se produzcan delitos y sus posibles efectos perjudiciales para las personas y la sociedad, incluido el temor a la delincuencia, y a intervenir para influir en sus múltiples causas. Las actividades para hacer cumplir las leyes, las sentencias y las medidas correctivas, aunque también desempeñan funciones de prevención, están fuera del ámbito de las directrices, pues ya están extensamente reguladas en otros instrumentos de las Naciones Unidas.
Los organismos gubernamentales deberán asignar elevada prioridad a los planes y programas dedicados a los jóvenes y suministrar suficientes fondos y recursos de otro tipo para prestar servicios eficaces, proporcionar las instalaciones y el personal para brindar servicios adecuados de atención médica, salud mental, nutrición, vivienda y otros servicios necesarios, en particular de prevención y tratamiento del uso indebido de drogas y alcohol, y cerciorarse de que esos recursos lleguen a los jóvenes y redunden realmente en beneficio de ellos.
Los programas de prevención de la delincuencia deberán planificarse y ejecutarse sobre la base de conclusiones fiables que sean resultados de una investigación científica, y periódicamente deberán ser supervisados, evaluados y readaptados en consonancia con esas conclusiones. Deberá difundirse entre la comunidad profesional y el público en general información científica acerca del tipo de comportamiento o de situación que pueda resultar en la victimización de los jóvenes, en daños y malos tratos físicos y sicológicos contra ellos o en su explotación.

La participación en todos los planes y programas deberá ser, en general, voluntaria. Los propios jóvenes deberán intervenir en su formulación, desarrollo y ejecución.
Los gobiernos deberán comenzar a estudiar o seguir estudiando, formulando y aplicando políticas, medidas y estrategias dentro y fuera del sistema de justicia penal para prevenir la violencia en el hogar contra los jóvenes o que los afecte, y garantizar un trato justo a las víctimas de ese tipo de violencia.
Hay indicios claros de que las estrategias de prevención del delito bien planificadas no solo previenen el delito y la victimización, sino que también promueven la seguridad de la comunidad y contribuyen al desarrollo sostenible de los países. Las políticas responsables y eficaces de prevención del delito mejoran la calidad de la vida de todos los ciudadanos. Producen beneficios a largo plazo al reducir los costos relacionados con el sistema formal de justicia penal, así como otros costos sociales resultantes de la delincuencia. La prevención del delito ofrece oportunidades para aplicar un enfoque más económico a los problemas de la delincuencia. En las presentes directrices se esbozan los elementos necesarios para una prevención eficaz del delito.
La prevención del delito comprende una amplia diversidad de enfoques, entre los cuales figuran:
a) Promover el bienestar de las personas y fomentar un comportamiento favorable a la sociedad mediante la aplicación de medidas sociales, económicas, de salud y de educación, haciendo particular hincapié en los niños y los jóvenes, y centrando la atención en el riesgo y los factores de protección relacionados con la delincuencia y la victimización la prevención mediante el desarrollo social o la (prevención social del delito);
b) Modificar las condiciones existentes en los vecindarios que influyen en la delincuencia, la victimización y la inseguridad resultantes del delito mediante el fomento de iniciativas, la aportación de experiencia y la decisión de los miembros de la comunidad (prevención de la delincuencia basada en la localidad);
c) Prevenir los delitos reduciendo oportunidades de cometerlos, aumentando para los delincuentes el riesgo de ser detenidos y reduciendo al mínimo los beneficios potenciales, incluso mediante el diseño ambiental, y proporcionando asistencia e información a víctimas reales y potenciales (prevención de situaciones propicias al delito);
d) Prevenir la reincidencia proporcionando asistencia para la reintegración social de los delincuentes y otros mecanismos preventivos (programas de reintegración).

ESTRATEGIAS

Los gobiernos deben prever la prevención como aspecto permanente de sus estructuras y programas de lucha contra la delincuencia, asegurando el establecimiento de responsabilidades y objetivos claros dentro del gobierno en cuanto a la organización de la prevención del delito, concretamente:
a) Estableciendo centros o puntos de coordinación con experiencia y recursos;
b) Estableciendo un plan de prevención del delito con prioridades y objetivos claros;
c) Estableciendo vínculos y coordinación entre organismos o departamentos pertinentes del gobierno;
d) Fomentando las asociaciones con organizaciones no gubernamentales, las empresas, los sectores privado y profesional y la comunidad;
e) Buscando la participación activa de la población en la prevención del delito e informándola sobre las necesidades y los medios de acción y sobre su función.
Los gobiernos deben apoyar el desarrollo de conocimientos y competencias de prevención del delito:
a) Facilitando el desarrollo profesional de los funcionarios de categoría superior de los organismos pertinentes;
b) Alentando a las universidades, academias y otras entidades educativas pertinentes a impartir cursos básicos y avanzados, incluso en colaboración con especialistas;
c) Trabajando con los sectores profesional y docente para desarrollar calificaciones profesionales y de certificación;
d) Promoviendo la capacidad de las comunidades para determinar sus necesidades y satisfacerlas.




COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Al promover las actividades internacionales de prevención del delito, se invita a los Estados Miembros a que tengan en cuenta los principales instrumentos internacionales relacionados con los derechos humanos y la prevención del delito, en los que sean parte, como la Convención sobre los Derechos del Niño (resolución 44/25 de la Asamblea General), la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer (resolución 48/104 de la Asamblea General), las Directrices de las Naciones Unidas para la Prevención de la Delincuencia Juvenil (Directrices de Riad) (resolución 45/112 de la Asamblea General), la Declaración sobre los principios fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder (resolución 40/34 de la Asamblea General) las directrices para la cooperación y la asistencia técnica en la esfera de la prevención del delito urbano (resolución 1995/9), así como la Declaración de Viena sobre la delincuencia y la justicia: frente a los retos del siglo XXI (resolución 55/59 de la Asamblea General) y la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y sus Protocolos (resolución 55/25 de la Asamblea General, y resolución 55/255 de la Asamblea General).
Los Estados Miembros y las organizaciones internacionales de financiación pertinentes deben proporcionar financiación y asistencia técnica, incluso para creación de capacidad y capacitación, a los países en desarrollo y a los países con economías en transición, a las comunidades y a otras organizaciones pertinentes para la ejecución de estrategias efectivas de prevención del delito y seguridad de las comunidades en los planos regional, nacional y local. En ese contexto, se debe prestar especial atención a las investigaciones y las medidas de prevención del delito mediante el desarrollo social.
Los Estados Miembros deben fortalecer o establecer redes internacionales, regionales y nacionales de prevención del delito con miras a intercambiar prácticas prometedoras y de eficacia comprobada, determinar elementos que se puedan transferir y poner esos conocimientos a disposición de las comunidades en todo el mundo.
Los Estados Miembros deben colaborar para analizar y eliminar los vínculos entre la delincuencia organizada transnacional y los problemas de delincuencia de ámbito nacional y local.
El Centro para la Prevención Internacional del Delito de la Oficina de Fiscalización de Drogas y de Prevención del Delito de la Secretaría, la red de institutos del Programa de las Naciones Unidas en materia de prevención del delito y justicia penal y otras entidades pertinentes de las Naciones Unidas deben incluir entre sus prioridades la prevención del delito con arreglo a lo dispuesto en estas directrices, establecer un mecanismo de coordinación y redactar una lista de expertos que puedan realizar evaluaciones de las necesidades y prestar asesoramiento técnico.
Los órganos pertinentes de las Naciones Unidas y otras organizaciones deben cooperar para producir información sobre prevención del delito en el mayor número de idiomas posible, utilizando medios impresos y electrónicos

DELINCUENCIA Y PREVENCION. ANTECEDENTES HISTORICOS.

Desde tiempos inmemoriales la delincuencia ha sido una enfermedad social  causante de zozobra e inseguridad entre todos los habitantes de una comunidad.
Hasta hace algunos años se creía que la  mejor forma de combatir a la  delincuencia era reprimiendo al delincuente, mediante castigos corporales diversos  que iban desde los azotes  hasta la vida misma, situación que en menor medida  se ha estado utilizando hasta la fecha, de acuerdo a la idiosincrasia de cada país, sin embargo en excepcionales lugares del mundo  pueden jactarse de que la delincuencia ha disminuido o se ha acabado, muy por el contrario, los índices de criminalidad son cada vez mayores o más graves.
Con bases en esos resultados la tendencia actual es ya no tanto buscar la represión del delincuente  sino evitar que estos se sigan manifestando, reduciendo las circunstancias  que propician la tendencia negativa a la criminalidad, fortaleciendo una cultura de prevención que integre a todos los miembros de una comunidad, grande o pequeña, a participar colectivamente en la disminución de la delincuencia.
En una colectividad democrática, donde las aperturas sociales son   mayores, el ciudadano ,  los niños y los jóvenes,  que con el tiempo también lo serán,  deben de jugar un papel importante en el desarrollo de esa cultura de prevención del delito, que nos haga vivir en una sociedad más armónica y más segura, aquí es donde la célula familiar y la célula municipal  en una entidad dada, deben de jugar un papel de primerísima importancia, es así como las actividades de prevención deben de ser coordinadas y ejecutadas, fundamentalmente  a ese nivel familiar y municipal, desechando la idea de que la seguridad  concierne únicamente al estado, a los cuerpos policiacos  o  a  los servicios privados de seguridad.
En todo caso lo fundamental es construir una alianza  entre ciudadanos, ONGS, instituciones del estado  y cuerpos policiacos que permitan el diagnostico y solución de los problemas de seguridad, participando en el esfuerzo solidario y cooperativo de los servicios sociales, centros de recreación, etc. apoyados por el sentimiento de fraternidad   de toda la comunidad, y " para que esta se integre en la políticas de desarrollo humano, que hagan posible la expresión del conjunto de las potencialidades inherentes a la dignidad de los seres humanos a través de la práctica de la soberanía de cada persona  sobre su propia vida y del pueblo en su libre determinación, estableciendo libremente su condición política y procurando asimismo su desarrollo económico, social y cultural" .
                               
LA PREVENCION DEL DELITO EN LA PROCURACION DE JUSTICIA EN VERACRUZ.

De acuerdo a las disposiciones jurídicas del estado de Veracruz, la Procuraduría General de Justicia  para un mayor orden y organización en el combate y disminución de la delincuencia, en su Ley Orgánica dispone que corresponde al Ministerio Público:  Artículo 2 fracción VII: Elaborar estudios para poner en práctica programas y campañas de prevención del delito dentro del ámbito de su competencia; y el Artículo 13 a la letra dice, las atribuciones en materia de prevención del delito, son:
I. Fomentar la cultura de prevención de los delitos en la sociedad civil;
II. Analizar las conductas delictivas para conocer los factores que las motivan o inducen y elaborar programas específicos para la prevención del delito en el ámbito de su competencia; y
III. Promover el intercambio con otras  entidades federativas e instituciones nacionales e internacionales, de carácter  público o privado, para la cooperación y fortalecimiento de acciones, a fin de prevenir el delito.   

PROCURACION DE JUSTICIA Y PREVENCION DEL DELITO COMO COMPLEMENTO DE LA SEGURIDAD PÚBLICA EN VERACRUZ.

Por otra parte la Procuraduría forma parte del Consejo Estatal de Seguridad Publica  institución que  tiene entre sus funciones: 
*Atender las propuestas  que en  materia de seguridad publica realicen los sectores social  y privado.
*Promover y alentar una cultura de seguridad publica en los niveles estatal y municipal de gobierno, y en el conjunto de la comunidad veracruzana, a través  de programas de información, difusión y orientación.
*Formular u ordenar estudios y propuestas para cumplir sus objetivos.
*Así como instalar y sancionar consejos y comités de participación ciudadana, para que los habitantes del estado participen en tareas de planeación y supervisión de la seguridad pública.
·                       Y atender la formulación de planteamientos sobre prevención del delito, acciones de vigilancia, seguridad preventiva y programas de readaptación social que le planteen los consejos y comités de participación ciudadana.



Es de fundamental importancia  hacer que los comités de participación ciudadana  jueguen un papel estratégico y primordial en el combate y prevención de la delincuencia, apoyándolos y apoyándose en ellos como organismos  integrados e interrelacionados con la sociedad civil, jurídicamente establecidos, y que coadyuvan con el estado en la ardua tarea de darles protección y seguridad a los habitantes de su comunidad.

IMPORTANCIA DE LA PARTICIPACION CIUDADANA

Los  comités de participación ciudadana, con el apoyo del Consejo Estatal de Seguridad Publica , deberán tener tres objetivos básicos.

1.- Ayudar a disminuir los índices de criminalidad motivando a todos los miembros de su comunidad, adultos, jóvenes y niños a participar más abiertamente en su reducción.
2._Hacer que todos los integrantes  de su comunidad  tomen conciencia de la importancia que implica participar en la prevención del delito y de su disminución.
3._ Lograr que los integrantes de su comunidad participen en todos los programas que el consejo estatal de seguridad desarrolle  para  prevenir y reducir la criminalidad.

Para  facilitar la realización de estos  objetivos los  comités municipales deberán reunirse periódicamente para darle seguimiento a las políticas de prevención del delito, convocando a todos los ciudadanos  a interesarse en este seguimiento con la finalidad de:


a).- Acordar y publicitar todas las decisiones que se tomen  para la prevención del delito.
b)._ Convocar debates públicos  sobre seguridad.
c)._ Vigilar que la seguridad publica sea aplicada con equidad a todos los integrantes de la comunidad.
d)._ Invocar el apoyo de las instituciones encargadas de la seguridad publica cuantas veces sea necesario para la prevención del delito y reducción de la criminalidad.
e)._ Difundir en  la  comunidad, sobre todo a los niños y adolecentes, todos los acuerdos y medidas que se tomen para la prevención del delito y reducción de la delincuencia.
f)._ Utilizar todos los medios de comunicación a su alcance, volantes, folletos, posters , radio y televisión, así como actividades culturales y artísticas de penetración masiva , incluyendo conferencias, mesas redondas , foros ,teatro etc. etc. para informar y concientizar a toda la comunidad en la  reducción de la criminalidad y prevención del delito.

Actualmente el estado de Veracruz está considerado como uno de los estados más seguros de la república mexicana, ya que sus ciudades están protegidas y vigiladas tanto por los cuerpos de seguridad pública como por los mismos ciudadanos que se preocupan porque el delito no aumente, colaborando a través de los consejos de participación ciudadana, como por organismos no gubernamentales que se encargan de prevenir el delito.
Por lo que respecta a la Procuraduría General de Justicia de Veracruz, la institución puede, independientemente de todas las otras actividades preventivas, constituir en todas las zonas que abarcan las diversas Sub-Procuradurías comités regionales de participación ciudadana, con personajes, honorables y reconocidos que le den un mejor prestigio a la Institución y a su titular, así como al titular del Poder Ejecutivo del Estado…

CONCLUSIONES CRIMINOLÓGICAS
Lo necesario es que los acuerdos y conclusiones de Naciones Unidas sean más difundidas por los medios de comunicación, libros en bibliotecas (más allá de un subtema o un capítulo dentro de algún libro), y sobre todo, que se apliquen dichas investigaciones se apliquen como Consejos que emiten las Naciones Unidas para elevar el desarrollo de los pueblos: "Nosotros los pueblos de Naciones Unidas", frase que incluye todas las culturas y que orienta a la internacionalización.



BIBLIOGRAFIA Wael Hikal
Asistente de Investigaciones, ONUDD
[1] Hikal, Wael, Introducción al estudio de la Criminología, Elsa G. De Lazcano, México, 2007, p. 88.
[2] Cfr. Rodríguez Manzanera, Luis, Criminología, 18ª edición, Porrúa, México, 2003, pp. 407 y 411.

       


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada